acerca de mi


Currículo de Yoga

· Práctica de yoga y meditación de 20 anos con 10 años de experiencia enseñando

· He tomado entrenamientos para profesor de hatha yoga en Caracas, Nueva York, Argentina e India.

· He estudiado con John Friend (creador del estilo Anusara Yoga), Jayendra Henley, Jordan Bloom, Susana García y BJ Galvan

· He tomado más de 300 horas de entrenamientos para profesores en el estilo Anusara e esta certificado como "Anusara Inspired Teacher"

· Estudio meditación y filosofía del yoga durante su estadía de 6 años en ashrams de la India y Nueva york, con profesores de la talla de Ram Buttler Sally Kempton y Vasant Lad.

· También ha estado influenciado por las enseñanzas de maestros espirituales como Ekchart Tolle y Adyashanti

· Actualmente he estado tomando cursos de historia y filosofía del Yoga con el Reconocido Académico  y Maestro de Rajanka Tantra Dr. Douglas Brooks.

· Co-fundador del Centro de Yoga Soham en el C. C Paseo las Mercedes

· En los últimos años he estado dictando clases, cursos y retiros de yoga y meditación en los Centros Soham Yoga de las Mercedes y de San Luis, como también en su nuevo centro de yoga: Hanuman Yoga ubicado en los Samanes: www.hanumanyoga.blogspot.com

Mis inicios en el camino del Yoga
               Yo entré en el mundo del yoga en 1991 a los 16 años sin estar buscándolo. Fué una época donde me lo cuestione todo en mi vida, ¿por qué estoy aquí?, ¿para qué tengo que graduarme, casarme, tener hijos, trabajar toda una vida y luego morir!?¿De qué se trata todo esto?.
Durante esos días empecé a leer a diferentes filósofos y psicoanalistas, Erich Fromm, Herman Hesse y otros,  todos me fueron llevando a quien sería mi mayor influencia por muchos años que fue, el camino de los Siddhas o Siddha Yoga, el yoga de los maestros perfeccionados.  Mi conocimiento de siddha Yoga empezó realmente años atrás a los ocho años cuando una amiga de mi mama vino a la casa y nos contó de su maestra espiritual de la india, que le enseño que todo era Dios, me acuerdo preguntándole: ¿y este cenicero es Dios? y a ella pacientemente me asintió a medida que yo iba señalando toda la decoración sobre la mesa. Por alguna razón en especial aun me recuerdo que a esa edad yo me dije a mi mismo: “cuando sea mayor yo voy a estar en Siddha Yoga!”

        Y fue así que a los 16 años en una noche del mes de septiembre, después de un año de estar repitiendo mi única plegaria: “Dios estoy muerto y tú tienes que darme vida!” los rayos de la luna llena entraron por mi ventana posándose sobre mí al estar recostado en la cama esperando quedarme dormido, y yo jugueteaba con ésta dejando los rayos posarse en mis manos a medida que me daba cuenta lo mágica que era esta luz. En ese momento sentí que este era un presagio que mis plegarias iban a ser respondidas. Pues pocos días después escuche por error un casete que había en mi casa de una charla de Gurumayi Chidvilasananda, la cabeza del linaje Siddha hoy en día y me acuerdo que lo que hice fue reírme a carcajadas,  reconociendo en sus palabras mucha verdad al mismo tiempo que me sentía mágicamente conectado con esta mujer que yo nunca había conocido. Poco tiempo después agarre un libro que mi mama había dejado en la mesa del comedor titulado:”He vuelto a la vida” y dada mi plegaria me pareció muy adecuado leerlo, sucede que estaba escrito por el maestro de Gurumayi, conocido como Baba Muktananda, al leer ese libro, me acuerdo no solo reír, si no también llorar de felicidad porque sentía que por fin había encontrado la verdad que yo siempre había creído escrita tan elocuente y chistosamente! No solo sentía que estaba leyendo la verdad, también cada noche cuando me sentaba a leer el libro sentía la presencia de un gran amor que me rodeaba, era como si no solo leía a Muktananda sino que estaba en su presencia y esta era puro amor. Fue tanto el impacto que este libro tuvo en mí que a los tres meses me fui a Nueva York por mi cuenta a conocer a Gurumayi, quien supe después tenía un ashram o centro para prácticas espirituales en las montañas del estado de Nueva York a una hora en carretera del Pueblo de Richwood, el lugar en que yo viví a los 8 años de edad.

              Pues después de vencer muchos obstáculos y ocurrir muchos pequeños milagros, entre estos el quiebre de la línea aérea donde viajaba un día antes de mi partida y un choque en un aventó que agarre desde  Manhattan a las montañas Catskill (nos chocaron!) llegué al ashram justo cuando Gurumayi estaba empezando uno de sus programas de enseñanza llamados “Satsang” que quiere decir en sanscrito: En compañía de la Verdad” . Me acuerdo que al correr de excitación al edificio, empezó a nevar y yo que hacía 10 años que no veía la nieve lo tomé nuevamente como un  buen augurio.   Al entrar en la sala, y quedarme en la puerta debido a que la sala estaba repleta, miré a Gurumayi sentada en un gran silla en el frente de la muchedumbre de audiencia.  Me parecía un milagro estar allí frente a ella, ya que me sentía tan conectado con ella y ésta era la primera vez que la veía en persona y sentí un distanciamiento entre ella y yo, ya que ella era real, una persona viva enfrente de mí, no como su presencia viva que yo experimentaba tan íntimamente  en Caracas. Al estar pensando yo esto de repente ella volteó  en mi dirección y como magia, todo alrededor de nosotros incluyendo el gentío desapareció, lo que quedaba era su mirada y la mía unidos en un espacio de colores que danzaban alrededor de su imagen, de repente ella se volteó  nuevamente y para mi desgracia todo el mundo apareció. Luego cuando me llevaron a conocerla me acuerdo mirarla a los ojos sentí que reconocía a alguien que yo ya conocía de muchas vidas y que este era un reencuentro, por fin llegaba a los pies de mi maestro y guía.

En uno de esos tantos encuentros que tuve con ella durante mi visita le pedí un nombre espiritual, costumbre que se tiene en la india al conocer a tu Gurú. Es como una iniciación en tu proceso de reconocer tu naturaleza Divina. El nombre que me dió fue “Jishnu” en el papel que recibí escrito  el nombre decía en ingles: meaning Fearlessnes que traducido quiere decir “Sin miedo”. Luego me enteré que era uno de los nombres del gran guerrero Arjuna, protagonista de uno de los textos más sagrados de la India el “Bhagavad Gita”, Arjuna al igual que yo era famoso por su cuestionamiento de todo!

En esa visita al ashram agarre un evento denominado “intensivo de Meditación” donde nos aseguraban que recibiríamos “shaktipat” o el descenso de la Gracia, la iniciación más sagrada en el camino espiritual donde el maestro en un acto de suprema gracia y compasión transmite la Gracia Divina del Absoluto al discípulo. Esto  lo pueden hacer los maestros Siddhas ya que ellos se han entregado por completo a la voluntad de Dios, y por lo tanto han realizado su esencia divina y viven en unión perene con esta. Era el intensivo de meditación de año nuevo 1992, me acuerdo de la gran sala rodeada de ventanales a triple altura rodeado por los hermosos jardines del ashram, era tan grande y abierta que la única manera de calentarla era a través de calentar su piso de marmol con tuberías de agua caliente..yo quería acostarme en el piso, para calentarme!
Ese día seria el primer día del resto de mi vida, me cambio totalmente mi perspectiva de quién era yo y qué era la vida, fue el día de mi despertar, de darme cuenta de la ilusión creada en mi mente y de percibir la realidad tal y como es. En la tradición del yoga tántrico se le llama el Divya Diksha, la Iniciación Divina. Fue el inicio de mi camino hacia vivir mi libertad plenamente.

Me acuerdo que en una meditación, un profesor de filosofía de advaita vedanta nos fue guiando con una serie de preguntas a una contemplación de la verdadera naturaleza de nuestra identidad, nos incitaba a hacernos la pregunta: quién eres? al mismo tiempo que iba rebatiendo con argumentos lógicos nuestras ideas preconcebidas sobre nuestra identidad, por ejemplo, tú no eres tu cuerpo, ya que cuando vez el cadáver de un ser querido tu instintivamente sabes que aquel que amas ya no está allí, tú no eres tus pensamientos ya que estos cambian continuamente y tú sientes que eres algo constante que permanece a lo largo del tiempo, tú no eres tu ideas, ideales, sueños, ya que todos estos cambian o se refinan con el paso del tiempo, hasta tu personalidad, gustos y preferencias cambia entonces..Quien eres?

Yo me hice esta pregunta con toda sinceridad, era justamente la pregunta que en un principio me había llevado a esta aventura, y fue en este instante de profunda introspección que la Gracia entró con toda su fuerza, ya que me sentí jalado por una fuerza a lo profundo de un túnel que al mismo tiempo iba hacia mi interior y profundo en el espacio, sentí que viajaba muy lejos de donde estaba hasta que llegaba a un lugar donde no había nada solo mi presencia atestiguando la nada y de repente escuche una voz, e inmediatamente reconocí que era Dios, que Dios estaba allí conmigo y me dije: Dios mío eres tu! y al instante que pensé eso me di cuenta que la voz que había oído era mi propia voz, que yo era Dios! lo que me recuerdo de ese instante es un inmenso asombro y una gran carcajada, era tan obvio en ese espacio que yo siempre había sido Dios, que había sido simplemente un error de cognición una sencilla confusión que me mantenía separado del reconocimiento de mi naturaleza esencial, era un gran chiste cósmico y al mismo instante de mi reconocimiento, sentí otra fuerza jalarme de nuevo fuera de ese espacio, yo luché pero era mucho más poderosa que yo e inmediatamente me sentí descender de nuevo hasta llegar a mi cuerpo, pero en el proceso de descenso me pude dar cuenta de cual era esta fuerza que me jalaba al cuerpo y esta era mi mente, y todos los conceptos e ideas que yo sostenía sobre mi mismo que mantenía atado a una percepción y experiencia limitada de mi ser, era el inmenso poder de mi propia mente y sus creaciones mentales que me mantenían atado a la experiencia individual. En ese momento al abrir los ojos y ver el gentío que me rodeaba en la sala podía aun recordar mi experiencia trascendental y era claro para mí cómo todos éramos partes del mismo Ser, lo único es que cada uno de nosotros se identifica con el cuerpo y un cierto tipo de personalidad y por ende nos sentimos distintos y desconectados pero en ese momento fue claro para mí que todos somos Dios jugando a ser tu  y yo.

4 comentarios:

  1. Qué interesante e impresionante tu historia. Al leerla recordé una anécdota de mi vida con una persona que, en la cola de Banesco, me invitó a ir a las meditaciones de Siddha Yoga. Y ahora, que leo tu historia, recuerdo que el rostro de la persona que estaba al frente en el altar de la sala de meditación –a la cual asistí- era Gurumayi, tu maestra. El centro queda muy cerca del Ávila, por los Palos Grandes. Qué casualidad….

    ResponderEliminar
  2. Saludos yogui Tomas, quisiera saber si puedes ponerme en contacto con la Pionera Luisa lehman quien conoce a Daniela Borjas y a Ana Maria Palacios. Ella conocio al Maestre Serge Raynaud de la Ferriere en el ano 1948 en su casa de la Av. Bogota en el Cementerio en Caracas. Yo soy Medico Traumatologo y ex profesor de gimasia Psico Fisica Ella es parte de nuestra resena vital y me gustaria entrevistarla. mi telefono es 04167194382 gracias por tu ayuda.

    ResponderEliminar
  3. Buen día Tomas. Feliz 2016. Me podrías informar la dirección y telefonos de Siddha Yoga en Caracas y el horario de los Satsang. Muchas gracias un abrazo. Javier Bonilla 0414.1247782

    ResponderEliminar